A MODO DE PRESENTACION

Ya esta. El sueño se cumplió. Dejare de escribir en las paredes, ahora tengo mi pagina propia. Soy un periodista de alma, que desde hace 40 años vive y se alimenta de noticias. Tenia 18 años cuando me recibieron en El Liberal de Santiago del Estero, el doctor Julio Cesar Castiglione, aquien le debo mucho de lo que soy me mando a estudiar dactilografia. Ahí estaba yo dando mis primeros pasos en periodismo al lado de grandes maestros como Noriega, Jimenez, Sayago. Gracias a El Liberal conocí el mundo. Viaje varias veces a Europa, Estados Unidos, la lejana Sudafrica y América del Sur, cubriendo las carreras del "Lole" Reutemann en la Formula 1. Después mi derrotero continuo en Capital Federal hasta recalar para siempre en Mar del Plata, donde nacieron tres de mis cinco hijos y conocí a Liliana, el gran amor de mi vida. Aquí fui Jefe de Redacción del diario El Atlántico y tuve el honor de trabajar junto a un enorme periodista, Oscar Gastiarena. De el aprendí mucho. Coqui sacaba noticias hasta de los edictos judiciales. Bueno a grandes rasgos ese soy yo. Que es Mileniomdq, una pagina en la web en donde encontraras de todo. Recuerdos, anedoctas, comentarios. Seré voz y oídos de mis amigos. Ante un hecho de injusticia muchas veces quisistes ser presidente para ir en persona al lugar y solucionar los temas. Eso tratare de ser yo. Una especie de justiciero ante las injusticias, valga el juego de palabra. No faltaran mis vivencias sobre mi pago, Visiten el lugar, estoy seguro que les gustara. Detrás de mis comentarios idiotas se esconde un gran ingenio.

martes, 19 de junio de 2018

EL PAPA ENOJADO VUELVE A SER BERGOGLIO


Por Ricardo Roa
Es comprensible que el Papa condene el aborto. No podría decir otra cosa. Lo que no es comprensible es su exabrupto de vincular el aborto con el nazismo. Que es ir tan lejos como asociar a una parte grande de nuestra sociedad con el nazismo.
Dijo: “Todos se escandalizan por lo que hacían los nazis por la pureza de la raza. Hoy hacemos lo mismo, pero con guantes blancos”. Y más: el aborto es “un homicidio de niños”. Es decir: un desafío a la voluntad de Dios.
El Papa está enfurecido por la despenalización en Diputados. Más que en Diputados, en su propio país. Para todo el mundo, el país del Papa. Nunca dijo nada sobre el aborto en los países que visitó. Lo descoloca acá y pierde autoridad afuera. Se supone que eso provocó la reacción visceral. También se supone que eso no justifica que compare la media sanción de la ley con el horror del nazismo.
El Papa siguió día a día y hasta el final el conteo de votos. Con la apelación a los crímenes nazis ha decidido jugar mucho más fuerte ahora sobre el Senado. Otra cosa que se supone es que el discurso es para quienes lo ven en la interna de la Iglesia como un Papa demasiado aggiornado.
Arremetió contra diputados y arremetió sobre todo contra Macri, al que acusa de impulsar el proyecto y operar para que fuera aprobado aunque había prometido neutralidad. Al Papa le toca influir sobre los católicos. A Macri no le toca influir ni sobre los católicos ni sobre los no católicos.
Hay una vieja factura entre ellos que volvió a ser presentada: Francisco dijo que la única familia de Dios es la de un hombre con una mujer. Una crítica al matrimonio igualitario que Macri cuando era jefe de Gobierno no frenó como el cardenal Bergoglio le pidió.
Aquel fue también un debate complejo y cruzado por las convicciones religiosas y las libertades individuales. Al fin de cuentas es el Congreso el que decide lo que corresponde y lo que no corresponde en la democracia.
Con el aborto legal hay algo más: una inocultable corriente social que lo empuja y que es signo visible de época. Una ola mucho más que feminista y con la que se puede coincidir o no pero que no se puede negar.
Cruza a la sociedad y cruza a la política. El kirchnerismo y la izquierda votaron casi sin fisuras. El peronismo y Cambiemos, divididos. Otro fenómeno de este proyecto: la irrupción de un bloque de diputadas de todos los partidos que operaron como un solo partido. Más que transversalidad, convicción pura. Macri dejó en libertad a sus legisladores que armaron dos grupos militantes y hasta se fotografiaron separados.
Hubo otra imagen que muestra la profundidad de esa grieta: la macrista Lospennato abrazada al cristinista Rossi. Lospennato es ahijada política de Monzó, que presidió la sesión con un crucifijo sobre la mesa.
El Papa enojado vuelve a ser a Bergoglio. Marcos Peña comentó en el gabinete que en la Iglesia quieren excomulgar a los que votaron por el aborto.¿Serán sólo los de Cambiemos? Para la reunión de la Pastoral Social redujeron las invitaciones oficiales a los amigos de Francisco: Vidal, Stanley y Esteban Bullrich.
Sólo el Papa entiende dónde encaja acá en todo esto la ley de medios kirchnerista que ayer reivindicó y con la que los Kirchner buscaron desguazar al Grupo Clarín y alinear a los medios con la plata del Estado. Nació como una venganza y creció como un negocio: con la excusa de enfrentar un supuesto monopolio armó un real monopolio paraestatal.

lunes, 18 de junio de 2018

LANATA MANO A MANO CON MACRI


El mano a mano de Mauricio Macri con el periodista Jorge Lanata, en Periodismo para Todos (El Trece TV), dejó distintas definiciones políticas y económicas, entre ellas sobre el gradualismo, las metas de inflación, los aumentos de tarifas, el peronismo, los cambios en el gabinete y la corrida del dólar.
Estas son las 17 frases más importantes del reportaje:
1) GRADUALISMO. "El gradualismo es el camino para cuidar a los más vulnerables, no veo otro camino. Ahora vamos por menos gradualismo, porque justamente deterioramos la confianza del mundo para acompañarnos en este proceso, que ellos empezaron a pensar que con algunos comportamientos podía ser parecido a 'te amago que voy a recomponerme, que voy a sacarme esta mochila de sobregasto, y después no hago nada'. Pero es el camino que tenemos que seguir defendiendo".​
2) BANCO CENTRAL. "El Banco Central fue perdiendo autoridad y confianza de esos mercados".
3) ¿FUE UN ERROR LO DE LAS METAS DE INFLACIÓN? "Fue un exceso que se hizo el 16 de enero del primer año, una convicción que tuvo el ministro de Hacienda en aquel momento".
4) LA META DE INFLACIÓN. "Fracasó porque los aumentos de tarifa impactaron mucho más, en el aumento del combustible las tarifas son en dólares, las de energía; el aumento del petróleo que pasó (...)".
5) DEVALUACIÓN. "el mundo dice 'como no te vamos a financiar, vos vas a tener que arreglarte con menos dólares. Y para eso tus pesos tienen que valer menos'. Entonces te hacen devaluar, que es lo que desde el primer día quise evitar, porque eso claramente te genera un mayor daño a toda la población".
6) EL PERONISMO "Cuando el peronismo vota la ley de tarifas, destruye el presupuesto que se había aprobado hace cinco meses".
7) INFLACIÓN. "Debemos que reconocer definitivamente que no podemos convivir con la inflación".
8) SEQUÍA. "La energía, la tasa de interés y la sequía nos pegaron muy mal".
9) TIPO DE CAMBIO. "Con este tipo de cambio van poder exportar más y poder exportar más es trabajo, que es lo importante".
10) EL PODER. "Yo no estoy acá ni por la plata, ni por la fama ni por el poder".
11) CAMBIOS EN EL GABINETE, "Hay momentos en los que la gente cumple un ciclo, se desgasta, más allá de que haya hecho un trabajo maravilloso, en el caso de Cabrera, y de Aranguren, yo les estoy infinitamente agradecido. Pero hay un desgaste".
12) ARANGUREN. "A Aranguren le tocó la peor. Recomponer todo un sistema tarifario, un sistema que cada vez producía menos petróleo y menos gas y nos deja a los argentinos produciendo más petroleo y más gas y habiendo reconvertido o recuperado la mayor parte del sistema tarifario".
13) DANTE SICA. "Dante Sica viene a darle una nueva fuerza a lo que veníamos haciendo".
14) AUMENTO DE TARIFAS. "Faltará un tercio para recomponer las tarifas".
15) EL FMI. "Ellos no nos llamaron a nosotros. Esta vez nos dijeron que es lo que quieren hacer. Este era nuestro plan a cinco años, ahora lo vamos a hacer en tres porque nos damos cuenta que tenemos que ser mas contundentes. Aprobaron nuestro plan y nos quieren acompañar, porque ellos representan al mundo. El mundo nos quiere acompañar. Eso es lo mágico de este momento".
16) ELECCIONES "El año que viene ustedes decidirán. Que el dolor y la angustia no los haga dudar de que esta es la elección".
17) LA GENTE. "La gente está muy preocupada y angustiada. Tenemos problemas que enfrentar. Estamos enfrentándolos"

domingo, 17 de junio de 2018

LA MER ESTEBE SERENE

Por Jorge Lanata

Toda revolución que se precie de tal debe tener un objetivo inalcanzable. El hombre caminando hacia la línea del horizonte. El mamarracho de los setenta lo tuvo: se proponía crear al Hombre Nuevo. El Hombre Nuevo hecho con retazos del hombre viejo, una idea de la Biblia que devino en militante: el Hombre Nuevo sería generoso, altruista y –solo de ser necesario- fusilaría a los disidentes. La ola del feminismo kirchnerista en Argentina se propone, como objetivo adicional, cambiar el lenguaje. Menuda tarea. Su premisa inicial es polémica: el lenguaje expresa al patriarcado, es un lenguaje de dominación que sostiene el poder omnímodo del hombre. ¿El lenguaje es anterior al objeto que nomina? ¿La lengua crea la injusticia o la nombra?¿Este es un asunto de gramática o de política? ¿La palabra “rosa” es anterior a la rosa en sí?.
En cualquier caso, como corresponde a todo alud, bajan de la montaña nieve y barro: logros históricos como la despenalización del aborto o la igualdad salarial, carteles de vergüenza ajena como los de “Muerte a los hombres” o afirmaciones del tipo: ”el matrimonio heterosexual favorece la violencia doméstica”. De las creadoras de “compañer@s” o “amigxs” (palabras que, de tan teóricas, se volvieron impronunciables) llega ahora el estrellato de la letra “e”.
Les chiques, les diputades y –les juro que lo vi en un diario chileno- les empanades. La base del razonamiento sostiene que, como un colectivo determinado –en este caso las mujeres- no se siente representado o visibilizado en el lenguaje que utiliza toda la población, decide cambiarlo: manipular el lenguaje en función de sus sentimientos y percepciones. Pensar que el cambio de la forma logrará que el fondo cambie es, al menos, ingenuo. Si la realidad cambia –que, insisto, en el caso de las mujeres es imperativo que cambie- las palabras representarán la realidad cambiada. La realidad cambia la lengua. A lo sumo la lengua puede advertirnos de la necesidad del cambio, pero nunca lograrlo por sí misma. A la vez, suena a intento provinciano: hay en el mundo 6912 lenguas vivas, con leyes gramaticales distintas, con distintos géneros y, claro, la e,la @ o la x quedan chicas.
Tambien existe una vieja discusión con el concepto de género, palabra adoptada de una mala traducción de la palabra gender, que a su vez funcionaba en inglés como eufemismo de sexo, por influencia del puritarismo. Una mesa tiene género, pero no sexo. Los géneros gramaticales agrupan el femenino, el masculino y el neutro, con lo cual la confusión entre género y sexo es fuente de malentendidos. Los lingüistas denominan al género un accidente gramatical, y el español no es coherente sobre este punto. Las palabras terminadas en “o” suelen ser masculinas, pero también está la contralto, la modelo, la sobrecargo, la mano. Las palabras terminadas en “a” suelen ser femeninas, pero también se dice el día, el pirata, el pediatra, el fisioterapeuta.
La “e” también se reparte,como en la esfingeo el jefe. Algunas palabras tenen un solo género que vale para los dos sexos: la persona, la criatura, la víctima,la jirafa, la ballena. Y usamos los femeninos Su santidad, Su majestad o Su excelencia para referirnos a varones. Otro sufijo que no marca el género es la terminación “ista”: periodista, artista o deportista que proviene del griego “istes”. Por eso yo no soy periodisto. La ensalada gramatical condimentada con los caprichos snobs ha logrado todo tipo de records: en Chile, el Ministerio de la Mujer y Equidad de género invitó a las fiestas “matrias y patrias”.
Así las cosas –como describe Ignacio Bosque en “Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer”- sería sexista decir “el que lo vea”, en lugar de “quien lo vea”, ”los futbolistas” deberá der cambiado por “quienes juegan al fútbol”, ”los españoles irán a las urnas” deberá cambiarse por “la población española irá a las urnas”. ¿Y qué hacer con “ayer estuvimos comiendo en casa de mis padres?”. Tampoco podemos usar “los reyes”, “los tíos” o “sus suegros”. Y en el caso de los animales: ¿Será correcto discriminar a las hembras en expresiones tan comunes como los perros, los gatos, los jabalíes, los lobos?.
Arturo Pérez Reverte se ganó el odio del feminismo español con sus comentarios sobre el punto a través de twitter. Elogió el ensayo de Bosque y agregó: “Estaba siendo intolerable el matonismo casi indiscutido de las ultrarradicales feminazis, cada vez más favorecidas con la impunidad y la cobardía de políticos y rectores de Universidad que llevan años subvencionando disparatadas guías no sexistas con dinero público. Porque también el feminazismo orgánico, oficial, es un negocio del que trincan pasta muchos y sobre todo, muchas. Todos esos directores sin ápice de vergüenza, agachando las orejas para que no los llamen misóginos o machistas. O por supuesto,directamente fascistas,como si tuviera que ver ser de izquierda o de derecha para maltratar a una mujer.(…) Guías de lenguaje en las que no se consulta a lingüistas, cuatro particulares, sin autoridad ninguna, diciéndole a la gente como debe hablar. Esos cretinos y cretinas han llegado a establecer como delito,con multas y denuncias, el uso correcto de la lengua.Lo que ya es el colmo(…) Alguien que sepa debería explicar alguna vez porque criticar la estupidez ultrafeminista radical te convierte automáticamente en misógino, tienes que transigir con que analfabetas indocumentadas te digan, nos digan a todos,como escribir y como hablar”.
En octubre de 2017 el gobierno francés de Macron reaccionó como Reverte: prohibió el lenguaje inclusivo en los documentos oficiales. ”Hay que detener la aberración inclusiva que pone al francés en peligro mortal”. Todo empezó con un libro escolar escrito por Sophie Le Callenec, que recomendaba citar siempre los dos géneros ordenando alfabéticamente el resultado. Se escribe “agriculteurs et agricultrices”, pero “femmes et hommes” y feminizar los sustantivos que se refieran a oficios y cargos publicos. Si es un escrito en castellano se puede sustituir la palabra “ciudadanos” por ciudadanis/as,ciudadanxs o ciudadan@s. En francés resulta más difícil porque no siempre es tan sencillo alterar una vocal. El resultado podria ser “citoyen/ne/s”,”citoyen.ne.s” “citoyenNes”,”citoye(ne)s” o,el mas habitual de todos,”citoyen.ne.s”.Merde.
Ya que se discute la percepción de un grupo sobre el lenguaje de todos, nos permitimos desde aquí sugerir que se elimine del lenguaje, por discriminatoria, la palabra “gordo” y también las siguientes : abultado, adiposo, amondongado, atocinado, barrigon, carnoso, cebón, cenceño, panzudo, rechoncho, ventrudo, corpulento, craso, inflado, lamido, mantecoso, mofletudo, obeso, mesado, rollizo, sebo, tocino y tripudo..
Y también, ya que estamos, solicitamos la eliminacion de la palabra “negro” junto a oscuro, moreno, negruzco, atizado y renegrido, africano, mulato, indígena y negroide. Una estupidez siempre tapa a la otra.
Cito a Enriqueta Pascual en “Ideología sexista y lenguaje”: “Se puede ser feminista sin destrozar el lenguaje. Pero difícilmente se pueda evitar un uso sexista de la lengua sin ser feminista”.

sábado, 16 de junio de 2018

ERROR DE ANTIBNORTISTAS: HABERSE DISFRAZADO DE MACRISTAS GLOBEROS



Uno de los mayores errores que podrían haber cometido quienes estaban en contra del aborto libre en la Argentina, fue plantearlo como una guerra de caballeros que, en vez de argumentos contundentes, combativos y filosos como espadas, llevaron globitos. Se entusiasmaron con los modos de hacer política del oficialismo y creyeron que con la democracia sobraba para salvar niños. Se equivocaron, la democracia es un sistema matemático de mayorías y minorías al que la verdad le importa un cuerno.
Lo dijimos. Lo que más nos dolería, no era perder la votación de un sistema en el que no creemos, sino ver cómo los partidarios de la muerte se abrazarían emocionados después de que triunfase su posición en la Cámara de Diputados. En los debates, algunos aborteros se animaron a mostrarlo como una opción terrible de algunas mujeres, como un hecho fatídico que traería enormes traumas a las se decidieran por esta solución de lesa humanidad. ¿A qué tanta alegría si al final de cuentas festejaban la muerte lisa y llana?
Ha quedado expedito el camino para presionar al Senado para que apruebe sin más trámites este primer paso en la legalización del aborto. Sin ánimos de dar ideas, porque ya dan vueltas por todas partes, los próximos pasos serán obligar a las escuelas, incluso a las confesionales a que enseñen, obligatoriamente a sus alumnas, que el aborto es una opción legal a la que pueden y deben recurrir cuando un embarazo las moleste. También podrían constreñir a los médicos a que no presenten objeciones de conciencia frente a la posibilidad de realizar una operación de este tipo, porque sería visto como abandono de persona. Si se trata de una práctica legal, ¿qué tanto puede una religión, que acepta la democracia como una regla de conducta, oponerse a que sus seguidores practiquen un aborto?
Quienes defendieron a los niños desde la concepción, evitaron también esa palabra “niños” y se concentraron en la más genérica “vida”, como si un hombre valiera lo mismo que un piojo, una pulga, una cucaracha, que también quieren vivir, qué tanto.
Los estúpidos católicos que sostenían que les daba lo mismo, porque “total, las que quieran hacerse un aborto lo harán y quienes no, lo evitarán”, fueron aún peores que los cruzados de globos de colores, pobres imitadores del macrismo. La ley terminará colándose en sus hogares de las formas más insidiosas. Bombardearán a las hijas por todos los medios, explicándoles que deben tener relaciones con la mayor cantidad de hombres posibles, total, hay una solución de última hora disponible. Y se lo dirán desde el jardín de infantes, con una insistencia más machacona que la tabla del 2, para que no les quede duda de que todo lo que le digan sus padres en la casa es mentira.
Aunque lo peor está por venir, en una Argentina que ha perdido el rumbo, sólo nos queda rezar, encomendarlos a la Virgen y a los santos, para seguir con la prédica de siempre. Nunca hay más certeza en el triunfo que cuando se está sumido en la peor de las derrotas.
©Juan Manuel Aragón

NENE

viernes, 15 de junio de 2018

MACRI GANO EL PARTIDO QUE CRISTINA NUNCA QUISO JUGAR


Por Ignacio Ortelli
"A los que tienen injerencia en el Congreso, el Presidente les prohibió operar a favor o en contra". La orden que, según confiaron cerca suyo, Mauricio Macri le dio a sus dirigentes, se cumplió a medias. Es que si bien la única estrategia colectiva que trazó el Gobierno fue que no haya intromisión con el Congreso, sí hubo intentos individuales por torcer la balanza a favor de la despenalización, pero también hubo llamados de legisladores a funcionarios de la Casa Rosada para pedir "una bajada de línea política" que nunca les llegó. Con todo, esta mañana en el Gobierno admitían "alivio" porque el tema haya sido aprobado en Diputados y se defina la suerte del proyecto en el Senado, donde tienen más peso y responsabilidad los gobernadores, y porque "Cristina ya no está a salvo" de tener que tomar una decisión.
En un escenario de paridad absoluta, en el que el voto de cada diputado contó doble y a sabiendas de que el tema dividió aguas como en la mayoría de los bloques, la idea del Presidente fue dar "libertad de acción total" para los legisladores: con varios desafíos legislativos por delante para el Gobierno, su preocupación fue evitar que la grieta por el proyecto dejara secuelas a futuro. Eso se propuso la semana pasada, cuando citó en su despacho a dos diputados de su bloque que lideraban cada postura.
Un síntoma de tanta tensión que se vibraba puertas adentro de Cambiemos fue la escueta aclaración que lanzó públicamente, una vez aprobado el proyecto, una enojada Elisa Carrió: "No he hablado para preservar la unidad de Cambiemos", dijo, al pedir la palabra tras la votación, la líder del bloque de la Coalición Cívica, donde fue mayoría el rechazo a la iniciativa.
En este contexto, el mandato de Macri fue cumplido a rajatabla por la primera línea del Gobierno. Desde el jefe de Gabinete Marcos Peña, opositor a la despenalización, hasta el ministro del Interior Rogelio Frigerio, quien le confió a los suyos que en caso de ser diputado "no hubiera votado por la criminalización" de las mujeres que abortan. Frigerio le extendió el mensaje del Presidente a su vice, el monzoísta Sebastián García de Luca, quien suele operar para conseguir los votos para las leyes que impulsa el oficialismo, pero que esta vez tuvo que contenerse.
Ante tanto silencio, sucedió la inversa: los diputados de Cambiemos comenzaron a llamar a los funcionarios para ver qué línea se bajaba desde el Gobierno. "Estaban perdidos, no entendían que nadie se metiera, que no hubiera bajada de línea política. Muchos querían tener una excusa para decidir su voto, a favor o en contra, y tener el justificativo de decir 'me llamaron de la Rosada'", describió, con crudeza, un interlocutor que pasó la noche de vigilia, preocupado por el impacto que podía llegar a generarle al Gobierno si la sesión se desmadraba. "Podía haber sido un ruido político muy fuerte que nos hubiera afectado", reconocen en el oficialismo, donde no ocultaron malestar por la estrategia de un sector pro aborto de preparar el terreno mediático para responsabilizar al Gobierno por el eventual revés del proyecto: "Durante 8 años no dijeron nada de Cristina y ahora nos lo quieren tirar por la cabeza a nosotros, cuando Macri abrió el debate estando en contra. ¿En qué país vive esta gente?".
Pero, más allá del pedido de Macri, hubo algunos movimientos. Las versiones de que de Fabián Rodríguez Simón, uno de los cerebros jurídicos de Macri, intercedió ante un grupo de legisladores para que se inclinaran a favor del proyecto, circularon fuerte durante la madrugada. Puntualmente, se dijo que había hablado con los fueguinos de Cambiemos Gastón Roma y Héctor Stefani, quienes votaron a favor de la iniciativa; y también con el tucumano Facundo Garretón, uno de los indecisos que en la noche del miércoles se pensaba que apoyaría el proyecto pero finalmente votó por la negativa. Cerca de "Pepín" evitaron confirmar o negar los rumores, ante la consulta de Clarín.
Lo concreto es que, como diputado del Parlasur, Pepín votó una declaración impulsando la despenalización del aborto en todos los países del Mercosur. Y en Twitter jugó fuerte: "Es tan inmoral prohibir a una mujer que interrumpa su embarazo como obligarla a que lo interrumpa", escribió en su perfil. También remarcó que es "un orgullo que la admirable Silvia Lospennato sea diputada nacional por el PRO" y festejó la media sanción retuiteando un mensaje que rezaba: "Ahora el Senado!!".
Curiosidades de la política: en este tema, Pepín se diferenció de Elisa Carrió, una de sus aliadas en su cruzada contra Daniel Angelici, que lideró un bloque de la Coalición Cïvica que se opuso a la iniciativa.
La ministra de Seguridad Patricia Bullrich, de larga trayectoria en la Cámara de Diputados, fue otra de las que, según supo Clarín, intercedió ante varios diputados para equilibrar la balanza, cuando el sí estaba muy lejos en la votación. "Ayudó a aclarar los conceptos, porque quienes estaban en contra se aprovechaban y decían que había que votar como el Presidente; y eso era incorrecto, porque él dio plena libertad de acción", explicaron desde el entorno de la ministra.
José Torello, jefe de asesores del Presidente, es otro de los pocos cercanos a Macri que está a favor del proyecto. Pero, a pesar de que suele recibir en su despacho a legisladores, optó por respetar el pedido de su amigo y "promover el debate democrático sin influya la opinión personal", según perjuraron cerca suyo. Otro de los que negó haber hecho gestiones fue el presidente del PRO -y senador nacional- Humberto Schiavoni, quien anoche confirmó en La Lupa (Canal 26) que está "a favor de la despenalización". "Impulsé la decisión de que cada uno vote de acuerdo a sus convicciones. Hablo con todos pero no influyo en la decisión", indicó a Clarín.
Del lado de los que se oponen a la despenalización, lista que integran por ejemplo la vicepresidenta Gabriela Michetti y el presidente provisional del Senado Federico Pinedo, no hubo gestiones.
Finalmente, el resultado de la votación dio "alivio" a la Casa Rosada. Es que, a pesar de que en la previa a la sesión el Gobierno decía que Macri "ya ganó" por haber abierto el debate -lo respaldó con una encuesta que así lo indicaba-, con el correr de las horas creció la percepción de que podía perjudicarlo un triunfo del no. "Nos quita el peso de la responsabilidad de la aprobación. Ahora esto pasa a ser de los gobernadores (por la influencia de los senadores peronistas. Y Cristina ya no está a salvo de tener que decidir. Tienen que jugar ellos. No está nada mal...", completó un alto funcionario.

jueves, 14 de junio de 2018

MOYANO Y EL KIRCHNERISMO SE JUEGAN LA VIDA


Por Eduardo van der Kooy
Detrás de los dos grandes temas que envuelven ahora a la Argentina –la conflictividad social y la Ley del Aborto—se esconden en la agitación política actores atravesados por los mismos intereses. Hablamos de Hugo Moyano, el líder del gremio camionero, y del kirchnerismo y sus aliados. Ambos bandos están cercados por causas de corrupción. De hecho, el juez Julián Ercolini elevó a juicio oral la causa por defraudación millonaria al fisco del empresario K Cristóbal López. En la misma grilla figura el ex titular de la AFIP, Ricardo Echegaray. El gran recaudador y financista de la “década ganada”. También, el artífice de una sofisticada maniobra que posibilitó el delito. A Moyano lo perturban, sobre siete causas en curso, dos de ellas: ambas tienen que ver con sospechas de lavado de dinero y exhiben como enclave, directo o indirecto, a su club Independiente.
El líder camionero, con el llamado a la huelga de mañana, le marcó el terreno a todo el sindicalismo. Sobre todo a la CGT que cortó las negociaciones con el Gobierno y programó, en forma autónoma, otra medida de fuerza para la última semana de este mesEl lunes 25, un día antes del tercer partido de la selección de fútbol en el Mundial de Rusia. Que también se barajó como alternativa para garantizarse adhesión y ausentismo. Hubiera sido demasiado. El kirchnerismo y sus aliados, que se suman a los paros, hacen punta en las acciones directas por la Ley del Aborto. La última de ellas la toma de una decena de colegiosNada de esto empaña la legitimidad del debate sobre despenalización que empezará a definirse entre este miércoles y el jueves en la Cámara de Diputados. Pero cada cosa debe estar en su lugar. Moyano y los K conocen a la perfección que el alboroto callejero es siempre un terreno en el cual ni el Gobierno ni Cambiemos se desenvuelven con comodidad.

sabat moyano 13062018
El jefe Camionero, Hugo Moyano. (Ilustración: Hermenegildo Sábat)
Está a la vista. El Gobierno advirtió sobre la aplicación del protocolo anti-tomas de los colegios. Nuevo Encuentro, la agrupación de Martín Sabbatella, fiel bajo las faldas de Cristina Fernández, hizo circular un instructivo entre los estudiantes sobre cómo enfrentar aquella situación. En el poder decidieron posponer el protocolo para una mejor ocasión. Quizás nunca. La sola chance de una refriega con los escolares pareció estremecerlos.
El paro del jueves había sido llamado, en origen, por la CTA del kirchnerista docente Hugo Yasky y de Pablo Micheli. Al cual se unieron, en jornada doble, los docentes de Buenos Aires. Y en un solo día, además, los maestros de la Ciudad. La proa bonaerense pertenece al titular de SUTEBA, Roberto Baradel. Que también milita en la CTA. El barbado dirigente, a partir de la crisis que detonó la última corrida financiera, resolvió que era momento de recuperar posiciones en la prolongada pulseada política que viene perdiendo con María Eugenia Vidal. Los movimientos parecieran sincronizados. Moyano aprovecha el momento de mayor debilidad de Mauricio Macri. Baradel pretende iniciar el lijamiento de la gobernadora bonaerense que, pese a todo, sigue teniendo los mejores niveles de aceptación popular a nivel nacional. Un juego de pinzas, sin dudas, para golpear al vértice macrista.

En medio de ese juego quedó la CGT. El Gobierno había abierto un diálogo con el triunviro. Pero esos sindicalistas quedaron casi aislados. Porque varios dirigentes de la muy heterogénea mesa de conducción (Pablo Moyano y Omar Plaini, entre varios) cerraron la posibilidad de cualquier tregua después de la reunión que los cegetistas mantuvieron la semana pasada con el superministro coordinador y de Hacienda, Nicolás Dujovne, los coordinadores Gustavo Lopetegui y Mario Quintana y el jefe de gabinete del ministerio de Trabajo, Ernesto Leguizamón. De ese encuentro nació la alternativa de una compensación salarial inmediata y extra del 5%. Al margen de la revisión de las paritarias que se producirá en septiembre.
Las razones de la deserción de la CGT conocidas este martes y su rumbo a otro paro sonaron a excusas. El Gobierno parecía dispuesto a contemplar dos de los cinco puntos del petitorio presentado. Incluso pensaba disponer el giro de fondos adeudados (cerca de $4 millones) para las obras sociales sindicales. Daba igual. El triunviro cegetista carecía de margen para la menor aceptación.
Los gremialistas adujeron cierto desinterés del Gobierno. ¿Por qué?. A raíz que la convocatoria para la reunión de este martes fue realizada por el Ministerio de Trabajo. Jorge Triaca regresó de la Asamblea Anual de la OIT en Ginebra. No se preveía ni la asistencia de Dujovne ni la de los demás ministros.“No han bajado el precio”, justificó uno de los miembros del triunviro. Desde esas mismas comarcas se ensayó otra explicación: “El Gobierno también querría mostrarse apremiado ante el FMI”, deslizaron. Para hacerle entender quizás que las metas previstas de ajuste no serán sencillas de ser cumplidas. Una forma de explicar con problemas ajenos los que serían propios.

Hasta el lunes 25 queda bastante tiempo. Pero resulta difícil imaginar ahora un resquicio a través del cual se filtre alguna coincidencia. Menos aún luego de la convergencia objetiva entre el moyanismo y la CTA. Las negociaciones empezarían a pasar, desde el Gobierno y los gremios, por otro andarivel. Conocer si la medida de fuerza contará con la adhesión de la UTA. En la huelga de diciembre no adhirió. Esa conducta siempre es condicionante para el éxito o no de la medida. Roberto Fernández, el líder del gremio, transita una situación particular. Afronta la rebelión de los metrodelegados del subterráneo que vienen realizando protestas para que se le reconozca al derecho de negociar las paritarias por afuera de la UTA, sindicato al cual pertenecen.
Sólo la huelga de la CTA prevé una movilización a la Plaza de Mayo. Moyano en cambio la descartó. Un ánimo similar prevalece por ahora también en la CGT. Los ceteístas contarían, en aquel sentido, con un hándicap. Los estatales que le pertenecen, la izquierda y varios movimientos sociales garantizan una concurrencia representativa. A ellos siempre se acostumbra a sumar el kirchnerismo.
Los soldados de Cristina están desde hace semanas hiperactivos. Aparecieron en las manifestaciones en Barcelona que forzaron a la selección de fútbol a cancelar el partido amistoso con Israel. El articulador de la maniobra fue, según el ministerio de Seguridad, Facundo Firmenich. El hijo de Mario, líder de Montoneros radicado en Cataluña. Marcos Peña también fue sorprendido por dos militantes K en Nueva York cuando cumplía una misión oficial. Ambos residen en Estados Unidos. Flavia D’Amico, que se hizo muy visible en la persecución al jefe de Gabinete, cumplió tareas paraoficiales durante la gestión de Cecilia Nahón en la embajada en Washington. Ambas mujeres están ligadas a Axel Kicillof, el ex ministro de Economía.

Axel Kicillof le pregunta a Luis Caputo en el Senado.Fotos: Alfredo Martinez
Axel Kicillof. (Foto: Alfredo Martínez)
El kirchnerismo se ocupó también de hostigar el lunes al ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro. Ocurrió en Córdoba cuando habló con motivo de los 100 años de la Reforma Universitaria. Quisieron impedirle que desarrollara su discurso. Pero no lo lograron. Ahora participan en la vigilia sobre la votación de la despenalización del aborto. Con tomas de colegios y las marchas que hoy se van a suceder.
Ninguna de sus principales figuras se animó todavía a fundamentar en público el respaldo a la legalización. Después que mantuvieron bloqueada la discusión en el poder –a instancia de sus jefes, Néstor y Cristina-- durante más de una década. El consenso entre ellos sería el de evitar con la sanción de la Ley las muertes que producen en la Argentina los numerosos abortos clandestinos. Una apuesta por la vida, al parecer. Aunque la vida pueda pasar para los K por otro lado bien distinto.

miércoles, 13 de junio de 2018

EL ABORTO Y LAS TOMAS DE ESCUELAS


Por Ricardo Roa
La cuestión del aborto abrió las puertas a una discusión profunda para todos y también para los adolescentes: viven ya la sexualidad y por lo tanto la gestación y el derecho o no a interrumpir un embarazo está en el horizonte de sus vidas. Es un debate que los involucra plenamente.
Los chicos están movilizados por el tema, sobre todo las chicas. Es obvio que necesitan información y es obvio que el Estado debe proporcionarles esa información con rigor y con datos y garantizando la libertad de opinión y de pensamiento.
El gobierno porteño se durmió: podría haber convocado a una jornada de debate en los secundarios con profesores preparados para eso. ¿Hay otro lugar mejor que el colegio para hacer ese debate con seriedad y con adultos dirigiéndolo? Habría sido una jornada ganada por la educación.
Lo que es pura pérdida y no proporciona ningún beneficio es la toma de escuelas en nombre de la legalización del aborto. Ocupar una escuela es una decisión extrema: significa impedir que se dicten clases, que es el costo más alto que se puede pagar en educación.
Hasta anoche eran doce las escuelas tomadas. Bien pocas, menos del 7%: la Ciudad tiene 167. La inmensa mayoría no adhirió. Entre ellas diez donde hubo asambleas y donde las tomas fueron rechazadas. Las ocupadas pertenecen a la élite de colegios más politizados por la izquierda y el kirchnerismo.
¿Por qué luchan estos chicos? Muchos creen que lo que están haciendo encarna la lucha popular. No les importa si la mayoría piensa diferente: la verdad está en la vanguardia. Las consignas son sus creencias más importantes. Una retórica que se impone sobre cualquier otro razonamiento.
Alimentan los sentimientos conservadores de un segmento más numeroso de la sociedad. Los WhatsApp que difunden los propios alumnos de las tomas son autoritarios. Uno dice: “los cuerpos gestantes irán a la marcha y los varones permanecerán en las escuelas bancando las tomas...”. Prohibido disentir.
Vale para estas escuelas a favor del aborto y también vale para algunas escuelas católicas o ultra católicas que movilizan la posición antiabortista con óptica igualmente militante. Criterios transformados en moral. De nuevo, prohibido disentir.
¿Y los padres? Algunos están de acuerdo con las ocupaciones como si la escuela fuera de un grupo de estudiantes. Y estimulan a sus hijos a desconocer la autoridad y quebrar las reglas. Es increíble la liviandad con que toman temas tan serios. Fanáticos que están orgullosos de serlo. Otros muchos están en contra y otros directamente no se ocupan. Entonces los que sí se ocupan son grupos y organizaciones políticas.
Las tomas de secundarios son una extensión actual de las tomas de universidades durante la dictadura, que fueron para luchar por la democracia. Hoy son un mal entendido ejercicio de la democracia, la excusa para un activismo que apunta al Gobierno en todo momento y por cualquier razón. No es el aborto la causa final de las tomas sino el antimacrismo militante. Por eso las pintadas de Macri Gato y las condenas al FMI.
Somos una sociedad a la que nos cuesta poco y nada encontrar espacios para el desacuerdo. No hace falta joder a los chicos. Pueden pensar y construir una sociedad mejor si no nos tiramos encima de ellos y les tiramos encima nuestra manera de ver las cosas como si fuera la única manera de ver las cosas.